¿Quieres mejorar la rentabilidad de tu negocio? ¿Tu empresa tiene problemas de liquidez?  ¿O quizás, tienes una montaña de facturas pendientes por cobrar y no sabes cómo gestionarlo?  Si has respondido que sí a una o más estas preguntas, puede interesarte contratar los servicios de una consultoría de crédito para darle un empujón a tu negocio. 

¿Qué hace una consultoría de crédito? 

Una consultaría de crédito te asesora para que puedas mejorar tus flujos de caja y puedas prevenir problemas de morosidad. 

Estas empresas ofrecen servicios de credit management que te ayudan a optimizar la gestión del riesgo de crédito comercial, reducir el tiempo de cobro de las facturas así como incrementar los flujos de caja y aumentar tus beneficios. 

Pero, ¿cómo pueden ayudarte a cumplir estos objetivos? Lo hacen diseñando políticas de concesión de créditos comerciales e implementando los procedimientos para que puedas otorgar el crédito a clientes con menos riesgo de impago. 

Por otro lado, implantan nuevos procesos o modifican los ya vigentes para que consigas mejorar el cobro de las facturas.  Por un lado, se reducen los tiempos medios de cobro y, por el otro, se hace más eficiente la gestión del recobro para mejorar significativamente los resultados de recuperación de impagos. En definitiva, permiten mejorar la tasa y velocidad de cobro de tu negocio.

Además, estos servicios de consultoría de crédito contribuyen a optimizar las NOF (necesidades operativas de fondos) de tu empresa. Consecuentemente consigues un ahorro en la financiación de las cuentas por cobrar. 

Los procedimientos implantados por este tipo de consultoras permiten mejorar la cobrabilidad de las ventas y aumentar el recobro de los impagos. Además, gracias a las mejoras en la gestión del crédito de clientes tu negocio podrá incrementar los beneficios y la rentabilidad. 

En resumen, una consultoría de crédito se dedica a ayudar a las empresas a alcanzar los siguientes objetivos:

  1. Incrementar el cash flow y mejorar la liquidez
  2. Reducir el período medio de cobro
  3. Disminuir los impagos e incobrables
  4. Ahorrar en costes financieros de las cuentas por cobrar
  5. Aumentar los beneficios de la actividad 
  6. Incrementar la rentabilidad de la empresa
Pymes y microempresas son mejores pagadores que las grandes compañías. Fuente: PMcM

¿Qué beneficios puedes obtener con los servicios de este tipo de consultoría? 

Si decides contratar los servicios de este tipo de consultorías para optimizar los resultados de tu negocio podrás contar con los siguientes beneficios:

  • Dispondrás de estrategias de riesgo crediticio,  políticas de crédito y cobro que permitan mejorar la gestión del crédito comercial.
  • Evitarás más eficazmente los morosos e incobrables.
  • Implementarás de forma eficiente y sacarás el máximo partido de los seguros de crédito
  • Contarás con procedimientos para investigar y seleccionar a los clientes potenciales, comprobando su solvencia, perfil pagador y determinando su límite de crédito en función de su capacidad financiera.
  • Implementarás mecanismos internos de control y seguimiento del riesgo de crédito y de los saldos de clientes.
  • Optimizarás los mecanismos de facturación y los procesos de cobro para reducir el período medio de cobro, a través de sistemas proactivos.
  • Conseguirás minimizar la inversión en saldos de clientes con el fin de reducir los costes de financiación del activo corriente formado por las cuentas de clientes y efectos a cobrar.
  • Mejorarás los sistemas de cobro de tráfico corriente para obtener mayor liquidez gracias al uso de los instrumentos más adecuados que optimicen el ciclo de cobro desde la emisión de la factura hasta el pago del cliente.
  • Podrás perfeccionar los métodos de recobro de impagados y las técnicas de negociación efectiva con los morosos.
  • Recibirás soporte para recuperar el IVA devengado y liquidado de facturas incobrables

¿Cuál es el precio de una consultoría de crédito?

Hay que tener en cuenta, no obstante, que los honorarios que percibe una consultoría de crédito suelen ser elevados. Si has sufrido un impago, quizás vale la pena que te plantees recurrir a una empresa de recobros que trabaje a éxito y solamente tendrás que pagar en el caso de que el moroso salde la deuda.